Materiales para construccion

Clavos

Inicio > Acero > Clavos

Descripción: Los clavos se fabrican en un proceso de trefilado de alambrón, donde se selecciona el acero más adecuado para su óptimo desempeño. Las máquinas claveras se encargan de cortar el alambre de acuerdo a las medidas requeridas, le dan forma a la cabeza y a la punta tipo diamante. Luego pasan a una máquina electromagnética que los acomoda para su envasado.

Especificaciones:

ClavoDiámetro AlambreCalibreLargo (mm)Diámetro Cabeza (pulg.)Piezas / Caja (Aprox.)
2”0.0912.5510.33511960
2.5”0.12111630.286420
3”0.12810.5760.2464840
4”0.16281020.2852260

Presentación: En cajas compactas de 25 Kg. con dos o tres filas de clavos, según su dimensión, acomodados de formaparalela.

Tipos de clavos:

  • Clavos para madera
  • Clavos para chaflán
  • Clavos para concreto

Aplicaciones de los clavos: En trabajos de carpintería, cimbras de madera, entarimados, y en general en estructuras y construcciones hechas enmadera.

Normas de Calidad:

  • NOM-B-290
  • NOM-B-253

Usualmente los clavos de acero no tiene recubrimiento alguno que le proteja contra la corrosión pues su uso suele ser en interiores, sin embargo algunos tipos de clavo como el usado en carpintería y en exteriores, techado y revestimiento sí llevan un recubrimiento que les ayuda a incrementar la resistencia a la corrosión y les permita durar mucho más tiempo; el electrogalvanizado, la inmersión en caliente y la aplicación de zinc son los tipos de recubrimiento más comunes para el clavo. 

Cómo elegir un clavo ideal

El clavo es uno de los materiales más importantes para la construcción y para realizar determinados proyectos, por lo que se debe hacer una buena selección de este insumo para garantizar que desde los cimientos esté bien fabricado todo.

Para lograr hacer una selección adecuada lo primero que se debe hacer es conocer el tipo de materiales que existen y su uso específico porque ya sea que se necesite para proyectos donde se usen materiales como alambre, varilla, cemento o madera pueden existir variaciones que nos sean más útiles que otras.

Antes que nada es importante saber que la fabricación de clavos se realiza a través de un proceso de trefilado de alambrón, aquí es donde se selecciona el acero más adecuado para su óptimo desempeño. Después de este proceso pasan a las máquinas claveras, las cuales se encargan de cortar el alambre de acuerdo a las diferentes medidas requeridas, también le dan forma a la cabeza y a la punta, finalmente pasan a una máquina electromagnética que los acomoda para su envasado y puedan iniciar la distribución de los mismos.

La manera para hacer la elección de un clavo en específico dependerá de sus características especiales y particulares. Cualquier clavo está estructurado de la misma manera, por un lado tiene la cabeza, el vástago y la punta, aunque cada uno de estos elementos va a variar para adecuarse al propósito correspondiente para el tipo de material en el que vaya a utilizarse como las medidas necesarias. 

Es importante conocer cada una de las partes para hacer una elección correcta. En el caso de la cabeza del clavo se pueden encontrar diferentes formas como son: las planas, los cuales sirven para tener una amplia zona para impactar y una sólida capacidad de retención, también están las cabezas texturizadas las cuales previenen el deslizamiento y finalmente también existen las cónicas que se usan cuando se avellana el clavo.

En el caso de las puntas también existen diferentes formas y usos. Quizá  la más común es la  punta de diamante, estas puntas suelen utilizarse cuando se trabaja con madera porque tienen una buena capacidad de penetración, pero también están las puntas de aguja, las cuales se caracterizan  por ser más afiladas y finas.

Finalmente en los vástagos también hay algunas variantes, aunque los más utilizados son los lisos, aunque también podremos encontrar los anillados los cuales bridarán un mejor agarre en las maderas o están los aflautados que  suelen utilizarse en bloques de hormigón o en trabajos de albañilería.

Otra consideración que se deberá tener en cuenta al momento de elegir un clavo es la medida del mismo, es muy importante porque dependerá en gran parte que el trabajo se realice correctamente, un clavo demasiado corto para su propósito simplemente no podrá cumplir con la tarea y en cambio, uno demasiado largo podría afectar el resto de la estructura. Lo mismo ocurre con el grosor del mismo.

Se recomienda que para elegir el clavo se considere que tenga por lo menos 2½ veces el espesor del material en el cual se va a utilizar. 

Algunos de los tipos de clavos que se pueden encontrar son los siguientes:

Clavo de corte: éstos son cortados o esquilados de chapas de acero, se caracterizan por tener forma de cuña y una punta cuadrada y obtusa que reduce que se astille, por lo que es ideal para utilizarse en hormigón o mampostería. Comúnmente son utilizados para unir madera a bloques de hormigón, ladrillos  o cemento fresco.  Este tipo de clavo desplaza una mayor cantidad de fibra de madera por lo que tienen una fuerza de agarre mejor que los clavos tradicionales. 

El clavo de cabeza plana se caracterizan porque tienen tallos más delgados y tienen un menor poder de agarre. Suelen utilizarse en materiales como madera delgada para evitar el astillado. No se recomienda su uso para la construcción de marcos de madera dimensional, en esos casos es mejor usar clavos comunes. 

Por su parte el clavo de doble cabeza es muy fácil de quitar y de sacar de las tablas de madera o de otra construcción, por lo que suele utilizarse en construcciones temporales.

El clavo anillado es uno fabricado de manera especial ya que cuenta con anillos en el tallo, los cuales permiten tener un mejor agarre y una resistencia adicional. Es común utilizarlo en placas de yeso y cubiertas de madera principalmente por la resistencia que los anillos le brindan al tallo del clavo. 

El clavo de albañilería está fabricado por alambre endurecido y tienen surcos longitudinales a lo largo de su eje, es un clavo muy grueso y fuerte y se puede usar en bloques de hormigón, concreto o morteros.  

El clavo Brad se utiliza en acabados de carpintería, tienen un tallo de poco diámetro y una cabeza pequeña, además reducen la posibilidad de quebrarse  cuando se usan en madera dura.

En Materiales para Construcción nuestros tipos de clavos cuentan con cabeza pulida y punta filosa, su cabeza está perfectamente alineada en relación a la punta y son antiderrapantes. Llámenos hoy mismo y solicite su cotización.