El ladrillo y su papel indispensable en la construcción

Los materiales de construcción son muy importantes en un mundo que se desarrolla tan rápidamente como el nuestro; cada obra tiene necesidades diferentes dependiendo para qué vaya a ser edificada. Es por eso que la gama de materiales se extiende tan ampliamente. El ladrillo es uno de los materiales que se encuentran más presentes en el mundo de las construcciones de todo tipo, pues es elemento imprescindible para la creación de muros resistentes.

El ladrillo como lo conocemos tiene generalmente forma rectangular y está conformado por arcilla cocida; pueden ser de diferentes formas para adecuarse a la parte de la construcción en donde se vayan a colocar y también pueden estar hechos de diferentes materiales para ajustarse a los requerimientos de las edificaciones.

Existen diferentes tipos de ladrillo:

  • Ladrillo macizo tipo M. Este es el tipo más común de ladrillo y el tamaño varía según el país en donde se comercialice. Algunos de ellos tienen depresiones o cazoletas que se utilizan para rellenar con mortero. Este tipo de ladrillos tienen menos de 10% de perforaciones en su tabla.
  • Ladrillo macizo perforado tipo P. Este ladrillo se fabrica con perforaciones en forma de círculo o rombo en una sola de sus caras a intervalos regulares; se utilizan generalmente en la construcción de fachadas pues aseguran buena resistencia y estanqueidad del muro.
  • Ladrillo hueco tipo H. Estos ladrillos tienen perforaciones pasantes, dobles o simples en las caras laterales. Son muy ligeros por lo que se utilizan en construcciones que no estarán sometidas a grandes esfuerzos; el nombre y la resistencia cambian dependiendo del tipo de perforaciones que tengan.
  • Ladrillo refractario. Este tipo de ladrillos es para lugares en donde se emplean altas temperaturas como chimeneas u hornos. Los materiales suelen ser los mismos que los ladrillos comunes pero las proporciones cambian, algunos también llegan a tener grandes contenidos de silicio o aluminio.
  • Ladrillos “cara vista” tipo V. Estos ladrillos se usan mucho en las fachadas de los hogares o negocios gracias a sus terminados pues se fabrica con una arcilla muy fina a una temperatura que ayuda a eliminar prácticamente todas las porosidades, así logran ser más densos y resistentes a la compresión. Puede tener diferentes terminaciones: gris, esmaltado y rústico solo por mencionar algunas.

 

Gracias a que el ladrillo contiene una buena cantidad de arcilla en su fabricación, es moldeable y puede tomar las formas que se necesiten para completar una construcción.

Si busca el mejor precio y calidad en ladrillo, llámenos. Contamos con entrega a domicilio en México DF y área metropolitana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *